La carta de presentación 📇 ¿desfasada o necesaria?🤖

carta de presentación

Para algunos la gran olvidada, para otros una desconocida, y para otros una herramienta más en su búsqueda de empleo. La carta de presentación siempre ha sido una compañera de los currículos, que nos permite conocer más en profundidad quiénes son los candidatos, cómo se expresan y cuáles son sus expectativas.

Aunque parezca algo de otro siglo, las cartas de presentación, al igual que las de recomendación o de motivación, pueden ser un gran aliado a la hora de encontrar trabajo.

Gracias a ello se puede obtener diferenciación frente a otros candidatos. Puede hacer brillar y mostrar cualidades o habilidades que, simplemente ojeando el cv, no seríamos capaces de observar.

¿Qué es la carta de presentación?

Cuando se presenta candidatura a un empleo, bien sea a través de una oferta o mediante autocandidatura, es importante presentarse. Antiguamente solía ser un documento, no más de un folio, en el que, de forma completamente formal, se enviaba a nombre de la persona responsable del proceso o del departamento de RRHH de la empresa indicando la experiencia, labores desarrolladas, objetivos y qué podría aportar a la empresa y al puesto de empleo.

A día de hoy las cartas de presentación parecen relegadas a un segundo plano, también muchas veces por la agilidad en los procesos de selección. Pero no todos los procesos son iguales, al igual que no lo son los puestos ni los candidatos. Es importante conocer cuándo se debe adjuntar una presentación y cuándo no. Eso demostrará también el interés del candidato por ese puesto.

Cuando mandas un email ¿te presentas o sólo envías el cv?

Si la respuesta es que te presentas ¿no crees que eso equivaldría a la carta de presentación? La respuesta es sí.

Esta vía nos permite redactar o adjuntar una carta hablando de nosotros, la empresa, el puesto. Incluso algunos portales de empleo también poseen esta opción, pero muchos no la utilizan.

Esto puede hacer que algunos candidatos destaquen. Hay que ser listo y saber aprovecharlo.

Prepárate un modelo de carta de presentación

Lo ideal es tener un modelo base a partir del cual partir cuando sea necesario. Y luego adaptarlo a cada situación y empresa. Depende de los valores, forma de comunicar o tamaño de la empresa o del puesto solicitado, las cartas variarán sustancialmente. Puede ser que el formato clásico no sea adecuado en algunas circunstancias, al igual que debe reflejar también, en cierto modo, la personalidad de la persona que se postula al puesto.

Los procesos de selección han cambiado, y quienes estamos detrás valoramos cada proceso y cada candidato de forma única. Buscamos, más allá de la experiencia, saber cómo es la persona y si esta se adapta al perfil de la empresa que está buscando personal.

Esta presentación va a ser el mejor apoyo a tu currículo. ¡Incluso puedes preparar un vídeo!

Es importante ser conciso e ir al grano, saber captar la atención en su lectura o visionado. Y, como ya hemos dicho, adaptar el mensaje al destinatario y tipo de puesto.

En este enlace tenéis varios modelos que pueden servir de ayuda al que lo necesite.

¿Qué debe contener?

  • Una presentación cara al reclutador o persona responsable del proceso de selección
  • Una motivación para seguir leyendo ¡capta su atención!
  • Es importante destacar los aspectos más importantes de tu trayectoria y aquellas habilidades que puedes poseer y te diferencien del resto o las cuales se requieren para el puesto
  • Se debe adaptar a cada empleo solicitado
  • Es importante finalizar con una despedida abierta que llame a la acción, quedando en disposición del entrevistador para conocer más aspectos, concertar una entrevista o una llamada telefónica.

 

¡Sigue muy atento a nuestro Verkerblog! 🧩Seguiremos generando contenidos interesantes que os pueden ayudar, tanto si estáis buscando empleo como si necesitáis ayuda para encontrar candidatos que encajen con vuestras empresas. 🧩

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest