Fin de contrato ¿qué tipos existen?

fin de contrato laboral

La relación laboral entre empresa y trabajador puede finalizar de diferentes modos. Muchos confunden fin de contrato con despido. Por ello vamos a desglosar los tipos de finalizaciones de contrato existentes.

Hay muchos modos de que de finalice un contrato laboral: porque es por un período de tiempo determinado, por parte del trabajador, por parte de la empresa ¡o porque te jubiles!

Finalización de contrato temporal: es uno de los casos más comunes. Cuando el trabajo es temporal , es decir se realiza un contrato temporal por un tiempo determinado o para la realización de una obra o servicio.

Tenemos dos tipos de contratos temporales

  1. Contratos de duración determinada; contratos de obra y servicio determinado, contrato eventual por circunstancias de la producción y contrato de interinidad.
  2. Contratos formativos; contratos para la formación y el aprendizaje y contrato en prácticas.

Este contrato podrá ser renovado si ambas partes así lo acuerdan, hasta un máximo legal. Al término de esta fecha la relación laboral finalizará. No es un despido. El trabajador ya sabe cuándo acaba el contrato. Si la empresa desea continuar la relación laboral podrá ampliar la fecha de dicho contrato, y cuando supere el máximo legal cambiar de contrato temporal a fijo al trabajador. Si el trabajador no desea proseguir a la finalización del mismo, siempre que avise a la empresa de su intención, no se tendrá en cuenta como una baja voluntaria. Repetimos, es un fin de contrato. De igual modo, si el trabajador desea rescindir el contrato no tendrá obligación de preavisar con un mínimo de 15 días, a no ser que la relación laboral dure más de un año. La comunicación de la extinción de contrato podrá ser informal.

¿Se cobra finiquito? Si, el trabajador tendrá derecho a recibir una indemnización de doce días de salario por cada año de servicio. No, en los contratos de interinidad o de formación. 

¿Tienes derecho a paro? Si, siempre y cuando hayas generado el suficiente como para solicitarlo. A fin de contrato puedes solicitar prestación por desempleo.

Baja voluntaria: cualquier trabajador tiene el derecho de poner fin a la relación laboral sin necesidad de justificación, sea cual sea tu tipo de contrato.

Por lo general, la baja debe ser comunicada a la empresa con un período de 15 días de antelación (con algunas excepciones como hemos visto en el punto anterior, o según convenio). Lo aconsejable es realizar una carta de preaviso que deje constancia de forma oficial de la intención de causar baja. Si no se cumpliese con este mínimo de días de preaviso, se descontarán del finiquito a pagar. Durante este período de preaviso el trabajador tiene derecho a retractarse.

¿Se cobra finiquito? Si, pero el trabajador no tiene derecho a indemnización, por lo que tiene que estar muy seguro de su decisión, sobre todo cuando se trata de un contrato indefinido.

¿Tienes derecho a paro? No, al ser el trabajador el que se va de forma voluntaria no se tiene derecho a prestación por desempleo.

 

 Despido: cuando la empresa decide rescindir el contrato con el trabajador hablamos de despido.

Tenemos varios tipos:

  1. Despido improcedente: hoy en día la calificación de improcedencia de un despido le corresponde únicamente al juez competente. Si la relación laboral es posterior al 12 de febrero de 2012, la indemnización será de 33 días por año con un máximo de 24 mensualidades. Si es anterior a esa fecha, 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades. No es necesaria carta de preaviso. El trabajador tiene derecho a solicitar la prestación por desempleo, en el caso de que le corresponda.
  2. Despido por causas objetivas: aquel que se produce debido a causas objetivas y justificadas, bien sea por mala situación económica de la empresa, por no cumplir los requerimientos mínimos para el puesto (ineptitud del trabajador), causas técnicas, organizativas o de producción de la empresa, así como por unas cuotas determinadas de absentismo. Es obligatoria una carta de preaviso con un mínimo de 15 días de antelación. La indemnización es de 20 días de salario por año trabajado y genera derecho a cobrar el paro.
  3. Despido disciplinario: cuando el empresario despide al trabajador por falta grave. Es necesaria una carta de despido dónde consten las causas del mismo. El trabajador no percibirá ninguna indemnización pero sí podrá cobrar el finiquito y el paro.
  4. Despido colectivo o por fuerza mayor (ejemplo ERE): este tipo de despido se produce ante la imposibilidad de llevar a cabo la prestación del servicio debido a la concurrencia de fuerza mayor que imposibilite definitivamente la prestación de trabajo, previa constatación de su existencia por la autoridad laboral competente. Para que se afirme la existencia de fuerza mayor ha de darse la concurrencia de un hecho imprevisible o inevitable que imposibilita la prestación laboral, como sucede con la situación actual por pandemia que ha derivado en una crisis a nivel económico y laboral. Ese tipo de expedientes ya no pertenecen a una relación empresarial individualizada entre trabajador y empresa.

¿Necesitas que te ayudemos con esas nuevas contrataciones en tu empresa? Ya sean contratos indefinidos como temporales, cuenta siempre con asesoramiento profesional de RRHH. ¡Podemos ayudarte a encontrar esa pieza que necesitas!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest