Una nueva era para el teletrabajo

ley trabajo a distancia

El 10 de julio se publicaba en el BOE la Ley 10/2021 de teletrabajo o trabajo a distancia, que busca regularizar lo que hoy día es ya una realidad en España, trabajar desde casa o en cualquier otra parte que no sea la oficina.

Hasta la llegada de la pandemia por Covid_19 tan sólo un 5% de los trabajadores realizaba teletrabajo. Pero esa cifra se incrementó por fuerza mayor, superando el 30%, lo que ha hecho que en muchas empresas se contemple esta modalidad como una fórmula más, aceptada por muchos trabajadores y que reporta también a la empresa beneficios en materia laboral.

En un mundo cada vez más virtual, muchos trabajos pueden ser desarrollados sin la necesidad de una presencia física, por lo que esta ley es más necesaria que nunca.

Ley de trabajo a distancia

Este mes de julio era publicada la nueva ley 10/2021 que regula el teletrabajo o trabajo a distancia, y que sustituye al Real decreto ley 28/2020 que desde septiembre de 2020 marca los puntos clave del teletrabajo en España.

Desde el 11 de julio de 2021 la Ley de trabajo a distancia es una guía para organizaciones y empleados. En primer lugar nos aclara la diferencia entre teletrabajo y trabajo a distancia (nombre que da título a esta Ley).

  • Trabajo a distancia: forma de organización del trabajo o de realización de la actividad laboral conforme a la cual esta se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular.

  •  Teletrabajo: aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación.

  •  Trabajo presencial: aquel trabajo que se presta en el centro de trabajo o en el lugar determinado por la empresa.

Es decir, con esta ley se busca regularizar todo aquel trabajo fuera del centro presencial de trabajo, sea mediante sistemas informáticos o no.

La Ley es aplicada en aquellos trabajadores en régimen general que realicen, al menos, un 30% de su jornada de este modo con referencia de un período de tres meses.

Voluntariedad por ambas partes

Para que exista la posibilidad de teletrabajo o trabajo a distancia este deberá ser voluntario tanto para trabajador como para empresa. Para ello deberán existir un acuerdo firmado entre ambas partes.

Este acuerdo deberá constar por escrito, bien dentro del contrato inicial o como anexo posterior al contrato, siempre previo al inicio del teletrabajo.

Deberá recoger los cambios en las condiciones de prestación de servicios a distancia, tras acuerdo entre empresa y trabajador.

La empresa tiene la obligación de realizar este documento, del que entregará  una copia de todos los acuerdos de trabajo a distancia al representante legal de los trabajadores antes de 10 días, quien firmará para dejar constancia de la entrega.

Posteriormente, será obligatorio remitir una copia básica del acuerdo firmado al SEPE.

No formalizar este acuerdo, según los términos de la norma, será considerado una infracción grave con multas de hasta 6.250 euros. Y estas sanciones se incrementarán en un 20% en breve, tras su tramitación en el Senado.

¡OJO! A partir del 9 de agosto de 2021 será de obligado cumplimiento y este acuerdo deberá existir y estar firmado por ambas partes.

 

¿Qué debe contener el acuerdo?

El artículo 7 nos indica el contenido mínimo que debe plasmar este acuerdo para el trabajo a distancia o teletrabajo

  1. Inventario: donde se incluirán todos los medios y herramientas que se facilitan para ese puesto, incluyendo consumibles, muebles y su vida útil o periodo máximo de renovación.
  2. Enumeración de los gastos que podría tener el trabajador al trabajar a distancia y el mecanismo de compensación de los gastos directos que pudieran derivarse que deberá abonar la empresa en el momento en que comience a trabajar. Podrá ser mediante un complemento específico que se fije mediante convenio colectivo, si existiera.
  3. Horario de trabajo que va a tener ese trabajador y si existiesen, las reglas de disponibilidad.
  4. Distribución del horario entre el trabajo que se haga presencialmente y a distancia.
  5. Ubicación del lugar de trabajo habitual y centro de trabajo presencial al que queda adscrito.
  6. Medios de control empresarial del trabajo, en el caso de que existan.
  7. Procedimientos a seguir en caso de que se produzcan dificultades técnicas que impidan trabajar a distancia.
  8. Instrucciones en materia de protección de datos para el trabajo a distancia, desarrolladas en participación con los representantes de los trabajadores.
  9. Instrucciones sobre la seguridad de la información aplicables en el teletrabajo.
  10. Duración del acuerdo o plazos de aplicación.

Costes para la empresa

Según el artículo 12, la empresa deberá sufragar o compensar los gastos que implique teletrabajar.

Además deberán facilitar los medios y/o equipos necesarios para trabajar a distancia, así como la atención ante posibles dificultades técnicas.

 

Una Ley necesaria

Según una encuesta realizada por Telefónica y el Instituto DYM, más del 60% de las empresas preguntadas prevé mantener el teletrabajo en los próximos seis meses.

Este cambio en la cultura corporativa atrae y retiene el talento, y se ha convertido en una necesidad para el crecimiento de las PYMES españolas.


¿Estás teletrabajando o quieres comenzar a hacerlo?

¿Tu empresa tiene acuerdo de teletrabajo? ¡Coméntanos al respeto!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest