Música para trabajar ¿a favor o en contra?

música para trabajar

Determinados tipos de música pueden ayudar a concentrarnos y realizar nuestro trabajo. Pero no todo el mundo está de acuerdo. A ti, ¿te ayuda o te molesta la música para trabajar?

Entras en una tienda, la música va a toda marcha, no tienes tiempo de pensar, hay mucha gente y te agobias, y acabas saliendo de la tienda. Puede que te haya pasado alguna vez. La música es uno de los elementos utilizados en el marketing emocional. Tardamos 2,5 segundos en decidir si compramos algo, un proceso prácticamente inconsciente dirigido por nuestra parte emocional. Y la música, para bien o para mal, influye en nuestra toma de decisiones y en cómo ejecutar una acción. ¿Te imaginas ser un trabajador de esa tienda? Pues, aunque no lo creas, también está pensada para que los empleados lleven un determinado ritmo.

¿Hay música en tu trabajo? Párate un momento a pensar, porque igual no te habías ni percatado de que había un hilo musical. La música, así como otros factores, puede ayudarnos en nuestro trabajo diario, bien sea para amenizar y hacerlo más llevadero y agradable, para concentrarnos en una tarea y mejorar nuestra productividad o para aumentar el ritmo laboral.

La música forma parte de nosotros y conecta con nuestras emociones. Por ello nos permite entrar en un estado de concentración mayor y motivarnos.

Según el estudio «The effect of music listening on work performance« de la Universidad de Windsor y publicado por la revista Psycology of music, las semanas en las que los trabajadores escuchaban música eran hasta un 20% más productivos.

Y es que la música melódica, que es la más indicada para estos fines, ayuda a la creación de dopamina en el área cerebral destinado a las recompensas. Por lo que mejora el humor y disposición de los trabajadores.

Tipos de música para trabajar

Música barroca, new age y chill out: ayudan a la concentración y aprendizaje, ideal para estudiar o realizar análisis.

Música clásica y sonidos naturales: mejoran el rendimiento. De hecho, la mejor música para ello son las composiciones de Mozart. Es lo que se denomina como efecto Mozart.

¿Y si me gusta el pop, el rock o el heavy? Puede que escuchar tu género favorito te ayude a motivarte, pero no es efectivo si queremos concentrarnos, ya que desvía toda nuestra atención de lo que estamos haciendo.

La música no es para todos los trabajadores

Según indica este estudio, no todo el mundo reacciona igual al estímulo musical. De hecho, un excesivo abuso puede acabar generando estrés incluso en aquellos que lo disfrutan. Hay personas a las que la música les afecta en sentido contrario al esperado, y puede bajar su rendimiento. Esto sobre todo se observa en personas de mayor edad, mientras que los jóvenes son los que mejoran su productividad cuando escuchan música.

Evidentemente todos los puestos de trabajo no son iguales, y no en todos los casos es recomendable el uso de música, sobre todo en aquellos en los que todos los sentidos deben estar alerta. Al igual que sucede cuando se realiza trabajo en equipo, la música puede entorpecer la comunicación.

 

Para todos aquellos puestos en los que el trabajo individual requiere máxima concentración la música ambiental es una opción que se debería tener en cuenta para sus empleados. Bien a través de un hilo musical de ambiente o permitiendo que cada trabajador pueda escuchar la música que prefiera.

Existen empresas que incluso crean sus propias playlists , como los oscenses Eboca ¿qué canciones incluirías tú en esta playlist?

Os dejamos una selección de música para que os concentréis, para que seáis más activos y para memorizar.

 

.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest