NO hagas esto JAMÁS durante un proceso de selección

errores durante un proceso de selección

A veces por exceso y otras por defecto, los nervios pueden jugarnos una mala pasada. ¿Quieres saber qué debes procurar no decir o hacer cuando te encuentras en un proceso de selección para un puesto de trabajo? ¡Sigue leyendo!

Seguro que te ha pasado alguna vez, sales de hacer una entrevista de trabajo y piensas «Mierda, la he c*****». O, puedes creer que todo ha ido genial, has sido simpático, divertido, te has presentado como todo un crack…y ya no vuelves a saber nada de la empresa y te preguntas «Pero ¿Cómo es posible?» Conscientes o no, hay muchas cosas que podemos evitar hacer o decir cuando estamos en un proceso de selección. Y esto va desde el minuto 0 que ves la oferta, preparas tu cv y lo adecúas a la empresa, escribes una carta de presentación, te llaman, haces entrevista,….hasta después de haber firmado ya el contrato ¡¡recuerda que estás a prueba al principio!!

Por eso, porque queremos que ese proceso llegue a buen término, te contamos algunos truquillos que conocemos, tras años en el otro lado, el de reclutadores:

    1. No adaptar el cv a la oferta: puede que estés especializado en un área concreta, pero hayas trabajado en otros sectores. Al reclutador le interesa aquella experiencia relacionada con la oferta, así que, para evitar hacerle perder el tiempo o que no lo veo, perdido entre otros puestos que has desempeñado, crea varios cv o adáptalo dependiendo del tipo de oferta, o incluso de empresa y puesto al que te desees presentar. Así verán tu verdadero interés, y les ayudarás a visualizar a un simple golpe de vista. Intenta siempre que tu cv sea de un folio. Pero sin dejarte lo más importante e interesante. Cuánto más visual, mejor.
    2. No dejar ningún tipo de dato de contacto: nos ha pasado, hemos ido a llamar a un/a candidato/a y no tenía ni teléfono ni email de contacto. Dependiendo de la vía por la que ha contactado podemos encontrar algún dato, pero en otras ocasiones no. Además recibimos cientos de cv al día, por lo que, podría suponer una gran pérdida de tiempo. Además, los envíos impersonales, sin asunto, sin absolutamente ningún dato sobre el demandante de empleo, nada más que el cv adjunto, es algo frío y distante. Y que puede hacer que te descarten. Es importante contar tu situación actual, tu disponibilidad, etc. Datos que son importantes y que puede que no hayas incluido en tu currículo, tenlo en cuenta.
    3. Hacer ghosting: A veces incluso antes de haber hablado con el reclutador. Te llaman, no lo coges (porque no puedes o porque no te suena el número), se te olvida o no devuelves la llamada..Si ves que no te vuelven a llamar, prueba a devolver la llamada. Sería una lástima perder la oportunidad por una simple llamada telefónica. Si, en cambio,  la oferta ya no te interesa, por las condiciones o por mil motivos, no desaparezcas. Nunca se sabe si, en un futuro, te pueda volver a interesar o puedan contactar contigo con otra oferta que te resulte más atractiva. Tu eres responsable de tu propia imagen. No pasa nada por decir que ya no estás interesado, y los motivos si estos son relevantes (¡Ojo con esto también!). Siempre intenta quedar bien y ser amable. El ghosting, o desaparición del candidato, está a la orden del día. Nos ha sucedido incluso con personas que han sido seleccionadas y, el día que tenían que incorporarse a su nuevo puesto ¡¡se los ha tragado la tierra!! En nuestro caso, por ejemplo, te estás cerrando puertas no en una empresa, sino en más.
    4. Dar plantón en una entrevista de trabajo: a todos nos pueden suceder imprevistos, y podemos llegar tarde o no poder acudir a una cita. Esto también te puede pasar a ti cuando tienes concertada una entrevista de trabajo. Si esta es online y puedes responder, aunque solo sea para poder concertar de nuevo la cita, intenta hablar con ellos. Mucho mejor a no decir nada. Si es presencial llama por teléfono y avisa. A veces puede suceder que no te den una segunda oportunidad, pero dependiendo del motivo la gran mayoría de los reclutadores son empáticos si contactas para que puedan tenerlo en cuenta.
    5. Hablar mal de tu empresa actual u otras empresas en las que has trabajado: puede que hayas tenido malas experiencias profesionales, como muchísima gente, pero lo que a una empresa que te quiere contratar le interesa es ver cómo eres tú, cómo te desenvuelves, cómo trabajas, cuáles son tus habilidades más destacables. Entre ellas la resiliencia, las ganas de superarte ante las adversidades. Es probable que te pregunten porqué motivo quieres buscar un nuevo empleo, si en ese momento trabajas. Intentar ser sincero, pero expón criterios objetivos. Jamás eches «pestes» de jefes, compañeros o empresas. Y esto en cualquier parte del proceso, incluso en tus primeros días. Nunca se sabe qué puede suceder en un futuro.
    6. Infravalorarte: nadie hacemos todo perfecto, o sabemos de todo. Y puede ser que haya algo del puesto que desconozcas, no se te de del todo bien. No pasa nada. Intenta reforzarlo con otras cualidades o conocimientos que sean necesarios para el puesto y se te den de lujo. Pero no te centres en comentar lo mal que se te da o todo lo que desconoces. También puede suceder que te pregunten por ello, o por situaciones que no has podido resolver en tu puesto. Piensa siempre en positivo y trata de mostrar cómo podrías haberlo resuelto, qué harías ahora y qué has aprendido de ello.
    7. No saber nada sobre la empresa a la que postulas: las empresas quieren saber porqué estás interesado en trabajar con ellos, en qué puedes aportar. Es fundamental para saber si vas a encajar, y no sólo con su puesto de trabajo, sino con los valores corporativos, con su modelo de trabajo, con los compañeros. Así que investiga, busca puntos en común, y coméntalo. Verán tu motivación y ganas, ya no sólo por trabajar con ellos, sino por conocerles y realizar una búsqueda de empleo adecuada.

 

 

Y habrá una infinidad de pequeños consejos más. Si ya sois fans 👍 de Verker RRHH en RRSS seguro que habréis visto muchos más tips de empleabilidad y búsqueda de empleo. Si todavía no lo eres ¡¡no esperes más!! encontrarás información que puede serte muy útil.

Si, los reclutadores también comenten errores en los procesos de selección. ¿Quieres saber cuáles son? Léelo en esta otra entrada de nuestro VerkerBlog.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest