Aumenta la productividad gracias a la relajación

aumento de la productividad con la relajación

Ritmos de trabajo altos, plazos límites, horas de concentración. Se requiere una mente preparada, y para ello es indispensable saber desconectar. 

 

Es cierto que, determinados tipos de trabajo, ocupan nuestra mente durante largas horas, incluso fuera de nuestro horario laboral. A veces, esto, nos permite organizarnos, obtener ideas. Pero ¿realmente es sano? Esto puede derivar en un cuadro de estrés, en que las ideas sean confusas, que las soluciones no sean las correctas, y al final, debemos invertir aún más tiempo en obtener buenos resultados.

Al final puede resultar frustrante, el trabajador puede estar apático, y la productividad baja. De ahí la necesidad de la relajación, practicar yoga o mindfulness, puede ayudar a nuestro cerebro a tranquilizarse y pensar con lógica. A veces menos es más, y la sencillez de ideas nos puede ahorrar mucho tiempo.

Es necesario tomar distancia para lograr cierta objetividad. Y eso solo se puede lograr a través de la organización, desconexión y meditación.

En Verker Recursos Humanos queremos fomentar esos minutos de meditación. Es, para nuestro equipo, tan importante como practicar deporte o llevar una vida saludable. Por ello nos marcamos estas pautas:

  1. Antes de comenzar, miro mis tareas pendientes y planifico mi jornada.                                               Es fundamental que todos los trabajadores lleven una agenda o calendario donde poder anotar todas las tareas o eventos. Es importante, al principio o al final de cada jornada, revisar qué tareas pendientes tenemos y priorizar por importancia de cada una de ellas.
  2. Cuando acabo mi trabajo, acaba mi jornada                                                                                  Desconectemos. Si algo no es de máxima urgencia, siempre puede esperar unas horas. Tómate algo por ahí, sal a cenar, ve a ver una exposición. La mente necesita salir del trabajo también, para no agotarla. Hacer aquello que nos gusta, con lo que disfrutamos más, o simplemente descansar, ayudará a nuestro cerebro a reponerse de las horas laborales.
  3. Dedico unos minutos a respirar profundo                                                                                                Meditar también debería comenzar, en según que sectores, a ser un ejercicio diario. Un momento de paz y conexión contigo mismo, con tu cuerpo y mente. La clave está en la respiración, en concentrarse en ella y sentirla. Con unos minutos diarios podrás comprobar cómo se va callando poco a poco tu cabeza.

Aunque practiques deporte o tengas hobbies que ocupen tu mente fuera de horas de trabajo, es importante aprender a relajarse. Y decimos aprender, porque muchas veces no sabemos, y ese es uno de los mayores focos para problemas de ansiedad y estrés.

 

Si crees que nuestros valores e ideas como empresa de consultoría en RRHH casan con las tuyas o las de tu corporación, no dudes en ponerte en contacto con nosotros a través de info@verker.es , nos encanta escuchar propuestas y sabemos que la única forma de avanzar es mediante la colaboración.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest