Trabajar en agosto ¿si o no?

trabajando en agosto

Hay quien no tiene vacaciones en agosto, por decisión propia o por necesidades del trabajo. ¿Es tu caso? ¿Cómo es trabajar en agosto? ¡Sigue leyendo!

A no ser que trabajes de forma temporal en verano. Quien más, quien menos, tiene algún día de vacaciones durante la época estival. La semana pasada os hablábamos de la necesidad de desconectar en estos días. Pero quienes no descansan en agosto ¿cómo lo llevan?

Muchas empresas cierran durante el mes de mayor relax del año, pero hay otros sectores, como el turístico y restauración, que vive en pleno apogeo y vorágine laboral. Trabajar cuando una gran mayoría está de vacaciones es difícil de sobrellevar para algunas personas. Otras, en contra, prefieren trabajar durante estos días; mayor tranquilidad al haber menos gente, ciudades medio vacías. Pero ya os adelantamos, no en todos los empleos trabajar durante agosto es sinónimo de tocarse la panza. La falta de compañeros hace que el trabajo tenga que repartirse. En hostelería es un no parar durante todo el día. Así que, dependiendo de en qué trabajes, el mito de que agosto es muy tranquilo salta por los aires.

Calor y desgana

Si a todo lo mencionado anteriormente le sumamos el calor y la desgana que parece que entra en estos días, puede llegar a afectarnos más de lo que creemos. ¡Ánimo! Miremos el lado positivo y sigamos con nuestros hábitos, olvidando que el resto están disfrutando de la playa y una cerveza helada ¿no ayudo, verdad?

¿Quieres unos truquis para combatir la apatía?

Sabemos que hay que seguir sacando el trabajo adelante, así que cuídate para no agotarte.

Si el resto del año tienes un hábito ¿porqué no seguirlo en verano o crear uno específico para estos días?

Si tu ritmo de trabajo cambia, adapta tus propios hábitos.

  • Agenda siempre en mano. Ten siempre semana vista delante para no dejar escapar nada.
  • Prioriza. Teniendo en cuenta el siguiente mes, pero como decimos sacando a diario la planificación.
  • Busca inspiración y motivación.
  • Vete a dar una vuelta, haz ejercicio, la actividad física nos ayuda a liberar estrés y segregar hormonas felicianas. Puede que con el calor no apetezca mucho, así que sal a primera hora de la mañana o última del día.
  • Haz planes veraniegos cuando salgas del trabajo o los días de fiesta: excursiones, piscina, terraceo,…Si vives en la ciudad ¡disfruta! pocas veces la vas a ver tan vacía.
  • Toma pausas durante el trabajo. Además de la pausa que puede que tengas durante tu jornada, si puedes, intenta coger aire y respirar durante cinco minutos para reordenar tus ideas y despejar la mente. Puedes aprovechar ese mismo momento para sentarte y descansar o todo lo contrario, para estirar las piernas.

Sabemos que trabajar y tener el chip de «todo el mundo está de vacaciones menos yo» es complicado. Pero don’t worry, no eres el único. Si ya estuviste de vacaciones es aún más complicado. Pero piensa que, aunque estés trabajando, aún puedes disfrutar de muchas cosas este verano. Y si te vas más adelante ¡ya no te queda nada! Piensa que cuando todo el mundo esté de vuelta ¡te irás tu!


Ahora, a seguir haciendo el agosto, trabajando o de vacaciones, y si estás en desempleo ¡Contacta para que te ayudemos! info@verker.es

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest