Una oportunidad de reinicio empresarial

coronavirus empresas

Vivir el día a día, y tratar de omitir la realidad que nos afecta a todos, es imposible. Mitigar el impacto sanitario, económico y social del coronavirus es un hecho, y nos obliga a actuar con celeridad. ¿Puede este parón hacernos reflexionar sobre nuestra cultura empresarial?

En algún momento volveremos a nuestra rutina ¿pero será como siempre? ¿podemos realmente pronosticar cómo será el futuro cercano? Vivimos días inciertos, nunca jamás experimentados. Son momentos insólitos, no sólo en nuestro país, sino en todo el mundo. La economía, la producción, las empresas, las familias, todos se ven afectados. Sólo aquellas organizaciones realmente vitales en este momento siguen su curso habitual. Todo son dudas, preguntas sin respuesta, y medidas que se van aplicando poco a poco.

Pero si algo debe hacernos meditar es la posibilidad que tenemos ante nosotros. Temas como la conciliación, el teletrabajo, la flexibilidad horaria, la autogestión del tiempo, el poner nuestros servicios y productos a disposición del bien común. Aquí es dónde se ve la responsabilidad de cada corporación, de querer ayudar para que la salud de todos se pueda salvaguardar, y todos podamos retomar el curso habitual lo más temprano posible.

La tecnología nos está facilitando la labor, y gracias a ella muchas empresas pueden continuar trabajando. Aunque sea de forma exprés, muchos han implantado el teletrabajo durante estos días, y ya se han amoldado a esta rutina. La digitalización es, más que nunca, nuestra aliada. Ninguna empresa puede ya estar ajena a esta realidad.

Jornadas reducidas, excedencias, permisos retribuidos. Jamás habíamos visto tan de golpe implantar todas estas medidas para facilitar la vida de los trabajadores, y la supervivencia de las organizaciones.

Empresas que cambian su producción habitual para fabricar bienes de primera necesidad, que donan de forma altruista sus materiales, que crean campañas de donación y ayuda.

La Responsabilidad Social Corporativa y la cultura empresarial no se habían visto jamás tan necesarias. El compromiso hacia tu empresa, de trabajadores, clientes, socios y colaboradores, de todos tus sktakeholders, es ahora más necesario que nunca. Es tiempo de revisar nuestras creencias, nuestros valores y modo de trabajar. Es una gran oportunidad de reinicio, de reseteo corporativo. 

Ser más solidarios, más sostenibles, más comprometidos. Debemos pensar en cómo nuestra empresa puede ayudar para reducir desigualdades, para mantener nuestro planeta a salvo. Estos días la tierra se está tomando un respiro, y la naturaleza nos devuelve una realidad: la vida sigue, se regenera, vuelve a respirar. ¿Nos regeneramos con ella?

La incertidumbre al futuro genera miedo, es el temor a lo desconocido, a cómo va a cambiar todo, a qué será de mi empresa tras estos acontecimientos. Pero estamos viendo una gran respuesta empresarial, y debemos aprender de ello. Que el covid-19 nos cambie, pero para mejor. Afianzando, aún más si cabe, nuestos valores, o modificándolos sustancialmente.

Es hora de parar a pensar qué empresa queremos tras este «terremoto» mundial que ha sacudido, no sólo nuestro modelo económico, sino el alma de nuestras corporaciones. Porque la humanidad es nuestro bien más preciado, y debemos apostar por él.

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest