Vístete para una entrevista de trabajo sin sentirte disfrazado

carnaval trabajo

Es carnaval, y tenemos unas ganas locas de disfrazarnos. Pero ¿no os ha pasado alguna vez que os habéis sentido disfrazados al arreglaros para una entrevista de trabajo? Nunca más, aprende a vestirte para la ocasión pero siguiendo siempre tus códigos. 

Saber qué ponerse para acudir a una entrevista laboral siempre ha traído más de un quebradero de cabeza. Aunque parece que últimamente menos, ya que los códigos de vestimenta van cambiando y, todo depende del tipo de puesto al que vayamos a optar y la empresa.

Hay unas normas básicas que hay que cumplir, y ojo, no podemos obviar que la imagen sigue siendo muy importante para muchos reclutadores. En ocasiones esa primera impresión va a calar y, va a contar junto a tu forma de ser y experiencia en el puesto.

Es muy importante acudir aseado, con ropa limpia, oliendo bien. Mucho más que acudir con el traje de boda de tu hermano. Como siempre decimos, y no nos cansamos de repetir, se tu mismo. Pero con moderación si eres demasiado intenso, tampoco se trata de tirar piedras en tu contra. Pero lo más importante es que te contraten por quién y cómo eres, y te acepten tal cual ¿no crees? De nada nos va a servir impostar una actitud, vestirnos como si fuésemos los abogados de un juicio, o la secretaria más chic de Zaragoza, si luego eso no nos representa.

De punta en blanco ¿si o no?

Como ya hemos dicho, lo esencial es informarse antes de acudir a la entrevista de trabajo. ¿Cómo es la empresa? ¿Tienen alguna política de vestimenta laboral? ¿En qué consiste el puesto de trabajo? ¿Es cara al público?

No tendría mucho sentido ir con traje a una entrevista para mozo de almacén. Pero tampoco te pongas lo primero que pilles. Se puede ir formal con unos vaqueros y un polo o camisa. Siempre y cuando puedas tirar de tu fondo de armario, no es necesario que compres nada o pidas prestado. Recuerda que tienen que ver cómo eres, y la forma de vestir suele decir mucho de nuestra personalidad, y eso ayudará al seleccionador.

Tampoco te pongas una camiseta friki con americana o blazer si no es algo que va contigo. Es un estilo que se ha puesto muy de moda, sobre todo en el ámbito tecnológico y creativo. La moda es una forma de expresión, aunque no lo creas. Puede ser tentador aprovechar esta ocasión para ponerte el vestido de tu paso de ecuador, pero ¿vas a ir a trabajar a diario tan arreglada? Si la respuesta es sí, porque eres todo glamour y el puesto lo requiere, adelante. Pero no lo hagas por demostrar que tienes más estilo que nadie en una entrevista.

Por suerte, incluso en los puestos de alta dirección, el relax en la vestimenta se ha impuesto. Si has de vestir con traje y corbata es probable que ya hayas estado en un trabajo que lo requiriese, y que estés habituado a ello, así que no hay problema. Pero no te compres un Armani si es tu primera entrevista para un trabajo de esa índole.

Unos tienen un estilo más formal, otros más informal. Lo ideal es encontrar nuestro punto medio en este aspecto, y tratar de dar una buena imagen de nosotros, pero siendo nosotros mismos.

Solemos sentirnos incómodos cuando vestimos de una forma que no va con nosotros, de ahí que para nosotros sea como ir disfrazados en carnaval. En una entrevista de trabajo es súper importante sentirse seguro y relajado. Así que ¡nunca más! A no ser que seas un superhéroe de día, y necesites ir con el traje de batalle a todas horas.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest