¿Qué medidas puede tomar la empresa ante el COVID-19?

El estado de alerta declarado en España por la emergencia sanitaria del Coronavirus, ha hecho que las empresas tengan que improvisar de forma urgente qué hacer con su producción y trabajadores. ¿Cuáles son las medidas que pueden tomar?

En la gran mayoría de las empresas los ERTE están siendo la solución temporal y más rápida. Ya que, en grandes corporaciones, es casi imposible asegurar la prevención del riesgo de contagio entre trabajadores. Además de que, debido al cese de actividad, se hace insostenible mantener la producción.

El consejo de ministros va a aprobar hoy una serie de medidas encaminadas a dar luz a las empresas para poder actuar. Se flexibilizarán los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y aumentar la cobertura del paro.

También se suspenderán las cotizaciones a la Seguridad Social de pequeñas, medianas empresas y autónomos afectados por esta crisis.

Esta circunstancia excepcional será tenida en cuenta como una causa de fuerza mayor. 

¿Qué puede hacer mi empresa?

  1. ERTE- se trata de una fórmula distinta a los famosos ERE. En este caso se trataría de un caso temporal por fuerza mayor. Es decir, el contrato queda suspendido durante el tiempo que dure el estado de alarma o hasta que la crisis sea remitida. Y se retoma cuando la actividad de la empresa vuelva a su normalidad. Si la empresa se viese gravemente afectada podría realizar, a posteriori, un ERE, un expediente de Regulación de Empleo definitivo. Se pretende que, en primera instancia, se eviten lo máximo posible los ERE. Si, tras estos días, no hubiese otro remedio, se tendrían que tomar las medidas necesarias. De ahí las ansiadas medidas que se esperan por parte del Gobierno.
  2. Teletrabajo- desde hace ya unos días muchas empresas han aplicado este método. Sobre todo aquellas que se lo pueden permitir. Y desde este lunes es una realidad en la gran mayoría del país. Las nuevas tecnologías nos facilitan la vida y el trabajo. Y este momento que estamos viviendo es el mejor ejemplo de ello. Estamos ante el mayor experimento social de teletrabajo de la historia. Existen herramientas de comunicación suficientes para poder continuar, en muchos casos, nuestra labor. Si bien, esta posibilidad no es compatible con todos los empleos, pero ello va a evitar un colapso en materia de empleo importante.
  3. Vacaciones- algunas empresas han ofrecido también a sus empleados la posibilidad de coger vacaciones. Si bien, ante una circunstancia que no sabemos cuánto va a durar, puede no ser la mejor idea. Algunas empresas permiten tener vacaciones no pagadas, que en este caso casaría más con las circunstancias, si bien sería algo muy similar a una excedencia.
  4. Permisos retribuidos- existe otra figura, como son los permisos retribuidos, si bien estos no están contemplados en un caso como el que nos encontramos actualmente.
  5. Permiso no retribuido o excedencia- esta es otra medida que muchos trabajadores han tenido que solicitar, sobre todo para poder conciliar con niños pequeños que, en estos momentos, también deben permanecer en sus hogares. En principio se va a permitir las excedencias de tiempos cortos, como 15 días, pero que serán prorrogables a expensas de cómo vaya evolucionando la situación.
  6. Horarios flexibles- otras empresas han ofrecido a sus empleados poder realizar su labor dentro de un marco horario, pero ajustando las horas de trabajo en función de sus necesidades. Ello permite la conciliación, que los padres se organicen, y que los niños puedan estar siempre atendidos. De hecho esta medida también se aplica a otros trabajadores que no necesiten conciliar, para evitar horas puntas en entradas y salidas laborales, o incluso realizar turnos para que los empleados coincidan lo mínimo posible.
  7. Reducción de jornada de trabajo- otra solución que están valorando y aplicando muchas empresas es, ante la falta de actividad o producción, reducir las jornadas laborales de forma temporal, evitando en la medida de lo posible paralizar todos los servicios, pero manteniendo un mínimo indispensable.

Debemos de ser conscientes de que estamos ante un momento complejo y nunca vivido. Las empresas están actuando en consonancia a los requerimientos del Estado, y hay que meditar todas las posibles vías.

Mantener a la población confinada es, sin duda, la opción más segura, pero no en todos los casos es factible. Salvaguardar la salud de la mayoría es lo más importante, y evitar contactos innecesarios para que la curva de contagio se frene.

Entre todos lo lograremos, es momento de actuar. 

 

*Aquí os dejamos la Guía para la actuación en el ámbito laboral en relación al nuevo coronavirus, elaborada por el Ministerio de Trabajo y Economía Social.

 

¿Cómo afecta el Coronavirus al empleo?

Ante el aumento de casos en nuestro país, nos hacemos una serie de preguntas relacionadas con el trabajo que os resolvemos aquí. 

No hay que entrar en pánico ni alarma social ante el incremento de casos de Covid-19 en España. La mayoría de ellos no procede del interior de nuestras fronteras, y hay un fuerte control de medidas entorno a los casos.

Pero sí nos hace preguntarnos; si empiezo a tener síntomas, aunque parezca un catarro ¿debo acudir al trabajo? ¿aviso y voy al médico? ¿debe la empresa tomar medidas? si me aíslan por precaución ¿qué pasa con mi trabajo?

Vayamos por puntos:

  1. Medidas en las empresas ante el Coronavirus: muchas grandes multinacionales, en las que el tránsito de personas a diario tiene un gran volumen, han comunicado a sus empleados una serie de hábitos y recomendaciones a tener en cuenta, como lavarse las manos frecuentemente o evitar el contacto físico. Ante cualquier leve síntoma, aunque no hayamos estado en ninguno de los países de riesgo, lo ideal es acudir al médico. En seguida podrán descartar la enfermedad, o determinarán si es necesario el aislamiento preventivo. En el caso de algunos trabajos esta pandemia global está poniendo a prueba la capacidad de las empresas para adaptarse e implementar medidas como el teletrabajo. Evidentemente no todos los empleos pueden desarrollarse de forma telemática, pero aquellos en los que no suponga ningún inconveniente, es la mejor forma de evitar el avance y evitar el parón laboral.
  2. Debo aislarme por seguridad: cualquier sospecha de infección por Covid-19 debe ser tratado como una enfermedad. Si una persona debe permanecer en cuarentena, aunque no tenga ni el menor síntoma, será dado de baja por enfermedad común. Este es el criterio que se ha establecido desde Seguridad Social, algo que tan sólo se había dado con anterioridad ante el brote de gripe A. Una excepción que se establece como medida de precaución para evitar un posible avance. Es decir, si has podido estar en contacto con alguien que tenga la enfermedad o has estado en países con alto índice de incidencia en Coronavirus, comunícalo. Los especialistas determinarán la necesidad o no de cuarentena. Si debes permanecer aislado de forma obligatoria, recuerda que estás protegido, y permanecerás durante ese período de baja laboral. Tu empresa deberá hacerse cargo, a partir del cuarto día, de los gastos de la baja. Seguridad Social aclara que, durante este tiempo, “los trabajadores no están afectados, en sentido estricto, por un accidente o por una enfermedad”, pero “deben estar vigilados y recibir la correspondiente asistencia sanitaria». Y en esta situación, “están impedidos para el trabajo por obvias razones”, por lo que debe tratarse como cualquier otra incapacidad por enfermedad.

Recomendaciones para evitar el contagio en los trabajos

El virus se transmite a través de pequeñas gotas, como las que pueden salir por la nariz o la boca, sobretodo por la saliva. Las mascarillas deben ser utilizadas únicamente por las personas afectadas para evitar extender sus fluidos. Si eres una persona sana no necesitas hacer uso de ellas ya que no protege.

Buena limpieza- tanto de las superficies como de los objetos de trabajo. Sobre todo aquellas que se usan o tocan de forma continuada por más de una persona. Es importante mantener una buena limpieza y desinfección, incidiendo en determinadas áreas.

Higiene personal- sobre todo lavarse bien las manos, al menos durante 20 segundos. Es el mejor remedio ante el Coronavirus. Los baños de los trabajos deben tener siempre dispensadores con jabón o, en su defecto, proporcionar geles desinfectantes con entre el 60% y el 95% de alcohol

Uso de pañuelos desechables- para evitar propagar fluidos corporales, lo ideal es colocar un pañuelo de papel cuando tosamos o estornudemos.

Ante síntomas, mejor no acudas a trabajar- si tienes fiebre por encima de 37,8º, mejor quédate en casa ya que es uno de los principales síntomas. Llama por teléfono para informar sobre tus síntomas, sobre todo si tienes tos seca o sientes que te falta el aire. En Aragón deberás llamar al 061. Desde allí te indicarán los pasos a seguir y las pruebas que deberás realizarte.

Mantén las distancias- si tienes tos o estornudos, o vas a estar cerca de alguien que tenga, mantén al menos un metro de seguridad y evita el contacto directo, como besos o apretones de mano.

Atento a los viajes- si debes desplazarte en tu trabajo a diferentes comunidades o países, infórmate de la situación en la zona y sigue las recomendaciones higiénicas necesarias. Si has estado en zonas de riesgo, estate atento a tu estado durante los 14 días siguientes. Tómate la temperatura y vigila tu salud.

Video-reuniones- para evitar viajes y contactos, puedes recurrir a las reuniones a través de videollamadas.

 

Así que, recuerda, ante cualquier duda consulta con profesionales. No vayas a trabajar si crees que puedes haber contraído el virus, es mejor evitar contagios a que las empresas deban poner en cuarentena a todos sus empleados. No te preocupes por tu trabajo si debes realizar una cuarentena.

En las empresas, tratad de informar a los trabajadores de forma objetiva y detallada sobre protocolos de actuación y consejos de prevención.  Fomenta el trabajo en remoto si fuese necesario.

ACTUALIZACIÓN A 10 DE MARZO DE 2020

El Gobierno ha anunciado en rueda de prensa la aprobación de un Real Decreto por el que todas aquellas personas en aislamiento preventivo por posible contagio de Coronavirus, y que estén de baja laboral, pasen a ser consideradas como enfermedad profesional. Hasta el momento se clasificaba como contingencias comunes.

El jueves 12 de marzo, y tras Consejo de Ministros extraordinario, se dará a conocer un nuevo paquete de medidas económicas dirigidas a aliviar las cargas a las empresas, para evitar despidos y temas relacionados con seguridad social.