5 trabajos extintos, y otros 5 en vías de extinción

Existen multitud de empleos que, de aquí a unas décadas, ya no existirán o no será realizados por humanos. No es algo de lo que debamos temer, a lo largo de la historia ha habido otros muchos oficios que han desaparecido, pero han sido sustituidos por otros nuevos conforme ha ido cambiando la industria.

Que la tecnología está haciendo cambiar nuestras vidas es un hecho. Y lo va a seguir haciendo, también en el plano laboral. De hecho hay ya empleos que podrían dejar de realizarse por personas, y pasar a ser labores del pasado. Si bien la digitalización de la industria debe seguir un proceso de adaptabilidad en todos los ámbitos.

No es nada nuevo, aunque en la última década la tecnología haya avanzado más que nunca, también en el pasado ha ayudado a mejorar nuestras vidas y, incluso, sustituir a los humanos en algunos desempeños. Puede generar temor si pensamos que estos empleos van a desaparecer en poco tiempo, y las personas deberán buscar nuevos oficios que realizar. Pero al frente de la tecnología siempre se van a necesitar personas que aporten una visión que las máquinas no pueden.

Trabajos extinguidos

empleos a extinguir

Despertador humano

¿Te has preguntado cómo se despertaban en el pasado a tiempo cuando no disponían de un despertador? Sabemos que en los pueblos el gallo avisaba de la llegada del día, pero ¿y si necesitamos despertar a una hora en concreto? Bueno, pues antiguamente una persona era la responsable de despertar al personal. No es que fuese hasta la cama del susodicho, pero debajo de las ventanas y llamando a las puertas, daba el aviso de que la hora de levantarse había llegado. ¿Y quién despertaría al despertador?….

Farolero

Antes de la llegada de la electricidad las poblaciones se iluminaban gracias a la labor de estas personas que se encargaban del alumbrado público. Debían, una por una, encender y apagar las farolas a diario. A veces esta labor se encomendaba al sereno, otro perfil desaparecido, que vigilaba las calles de noche y tenía acceso a los portales de su zona.

Operadores de centralita

Quien haya visto «Las chicas del cable» sabrá bien en qué consistía este trabajo. Una llamada telefónica no era algo tan sencillo de realizar. Había que contactar con estos trabajadores y solicitar la realización de la llamada. Y los operadores conectaban los diferentes cables de la red telefónica para que la llamada se realizase con éxito.

trabajos que ya no existen

Lectores en fábrica

Cuando la radio todavía no había llegado o estaba al alcance de unos pocos, estos trabajadores se dedicaban a leer en voz alta artículos o publicaciones que pudiesen ser del interés del trabajador, de esta forma les permitía estar informados, y entretenerse mientras realizaban su trabajo. Curioso ¿no?

Resurreccionista

¡La madre del cordero! Puede que os suene más ladrón de cuerpos. Sí, era un trabajo, si bien no muy legal. Las universidades, antiguamente, necesitaban cadáveres con los que trabajar e investigar. Así que algunos hacían negocio de ello profanando tumbas y sacando a los muertos de su reposo. Hoy día el que lo desea puede donar su cuerpo a la ciencia, o a lo que le venga en gana, y ya ningún muerto es (generalmente) molestado de su reposo eterno.

Trabajos en vías de extinción

Aunque no lo parezca ya cerca de un 30% del trabajo de hoy es realizado de forma automática por máquinas. Es importante que no demos la espalda a esta realidad. De aquí a 2030 hay trabajos que es muy probable que acaben por desaparecer.

Operarios industriales

Es indudable la cantidad de máquinas que se están incorporando en el trabajo en cadena de montaje. Tareas repetitivas o de gran peso que son ahora realizadas en muy poco tiempo, lo cual permite obtener mayores márgenes de beneficio. Desde 2000 unos 400.000 puestos de operarios en Europa han sido ya ocupados por robots. Y la tendencia se incrementará en la próxima década. De hecho, en China, existe ya una fábrica en la que su personal ha sido sustituido en un 90% por robots.

Camareros

Aunque una buena conversación con el camarero parece difícil de sustituir, lo cierto es que así lo indican las estimaciones. Su potencial de automatización es del 77%. De hecho algunos están programados para, en el tiempo de espera, darte una amena conversación. Incluso en nuestra ciudad, Zaragoza, ya podemos ver camareros robots que sirven y recogen los productos consumidos. Aunque por el momento son más un complemento que ayuda a la labor diaria, en países asiáticos son algo habitual, incluso los prefieren a los humanos para evitar la interacción.

trabajos a extinguir

Repartidores y carteros

Que ya no se envían apenas cartas es un hecho obvio. Por lo que empresas dedicadas a ello finalmente trabajan más el reparto de paquetería. El crecimiento del e-commerce ha permitido que los servicios hayan cambiado, pero también la demanda cambia. Desde 2016 Amazon realiza esta tarea a través de dones. Ello permite mayor rapidez del servicio.

Conductores

Tal y como afirma un estudio de la Universidad de Oxford, la probabilidad de automatización de este sector es de un 89%. Ya se están haciendo pruebas con coches totalmente autónomos, que no requieren de conductor, por lo que no es de extrañar que, en un principio, se pruebe a utilizar en medios de transporte. Si bien, aunque se automatice la conducción, siempre será necesario que haya un piloto o controlador al frente por si algo pudiese fallar.

Maquinistas

Al igual que el empleo anterior, vamos a necesitar más a un técnico que sepa solucionar el problema que a un conductor o maquinista que lleve el aparato. Este terreno parece que está algo más avanzado, de hecho hay hasta 17 líneas de metro automatizadas en Europa, tres de ellas en Barcelona. ¿Cómo te quedas?

 

Incluso profesiones más creativas, como el periodismo, también podrían acabar siendo sustituidas por robots. Puede que incluso este texto no haya sido redactado por un humano, y tú, ni te has dado cuenta….

 

 

 

Maestro Verker a usar la fuerza en tu trabajo te enseña Skywalker

Maestro Verker trabajo

Para no caer en el lado oscuro laboral, la fuerza usar has. El equilibrio buscar debes, para no ser un Darth Vader. Como buenos maestros Jedi, te enseñamos el camino de la fuerza para lograr ser como Skywalker.

 

Yoda nos ha poseído, estamos llegando al final de una saga, de una era, también en el universo laboral. El 2020 está a la vuelta de la esquina, y sabemos que el equilibrio llegará también a tu vida si sabes cómo alejarte de lo negativo y potenciar todo tu poder, tus habilidades de joven Padawan comenzarán a hacer «magia» en tu trabajo diario.

Queremos ser tu Maestro Jedi, sigue nuestros consejos para encontrar el equilibrio en la fuerza:

 

  • Si tu compañero de trabajo entorpece tu aprendizaje, no recurras a la ira, ni al rencor. Usa la habilidad más sabia, la palabra.
  • Si hay un ambiente de estrés, recurre a la meditación, relaja tu mente.
  • Busca la inspiración en la naturaleza, en tu familia, en el día a día. Deja que la fuerza entre en ti, siéntela.
  • Mucho cuidado con los jefes autoritarios, generalmente pretenden imponer su visión y crear un imperio galáctico-empresarial. Tratarán de confundirte para que acabes de su lado oscuro.
  • Recuerda, tu peor enemigo eres tú mismo. Trata de estar de tu lado. Cometerás errores, todos lo hacemos. No te cabrees, busca soluciones, aprende, la vida es aprendizaje constante pequeño Padawan.
  • Para llegar al nivel Maestro debes pasar por muchas etapas primero, cultiva la paciencia para dominar el arte Jedi.
  • Si tienes un socio que habla raro y nunca se peina, no le juzgues, la fuerza bruta a veces también funciona, lo importante es compenetrarse y alcanzar éxitos a velocidad de la luz.
  • El mejor arma no es un sable láser, es la concentración, la planificación y tener una buena estrategia de ataque. Aunque a veces también viene bien sacar el sable a pasear…

Esperamos que estos consejitos de Maestro Verker os ayuden a ver vuestro trabajo desde un punto de vista más zen. Encontrar el equilibrio en la fuerza no es fácil, pero crear una estrella de la muerte no va a solucionar tus problemas.