Encuentra tu primer empleo

buscar primer trabajo

Obtener una primera experiencia puede ser complicado. Por eso hay que trabajar en hacer interesante tu candidatura y tu perfil como futuro profesional.

 

La estrategia importa, y mucho, a la hora de buscar un empleo. Tener claro qué queremos e ir a por ello. Y, en el caso de que no funcione, cambiar nuestra estrategia o nuestras metas. Y es que, puede llegar a resultar muy frustrante buscar y buscar sin cesar, y no obtener esa oportunidad para comenzar a trabajar.

Prácticas y contratos de formación

Las prácticas y las becas son una manera de comenzar a llenar nuestro currículo profesional con experiencia real. Por eso os alentamos a hacer todas las prácticas que podáis, que os empapéis mucho y aprendáis, porque, aunque penséis que no, estas experiencias también cuentan y son muy valoradas por las empresas. De hecho la formación dual permite practicar lo aprendido a la vez que se estudia. En la web Primer Empleo podéis encontrar ofertas de este tipo y recursos que os pueden servir de ayuda.

Gracias a las prácticas y las becas se entra en contacto con el mundo laboral. Si puedes, trata de buscarte la vida por tu cuenta. ¿Hay alguna empresa o institución dónde quieres entrar y aprender? ¡Contacta con ellos e intenta hacerte un hueco! O habla con el departamento de orientación de tu centro de estudios e intenta que te ayuden a encontrar prácticas en la empresa que quieres.

Piensa que, muchas veces, una experiencia de prácticas o beca puede acabar en un contrato laboral. Por ello es tan importante investigar antes. Saber dónde podemos aprender más, y dónde pueden necesitar personal. Además de poner en práctica lo que has aprendido, habrás ampliado tu red de contactos y podrás obtener referencias sobre tus aptitudes y habilidades.

Dependiendo de tu formación y del tipo de puesto, muchas veces, tras prácticas y becas, puede que comiences con un contrato de formación.

¿No puedes realizar prácticas? ¿Has pensado en realizar alguna formación?

Hay cursos para desempleados que nos permiten realizar también prácticas. Por lo que estar inscrito como demandante de empleo y seguir formándose puede ser muy buena idea. Es importante mostrar que eres una persona motivada y proactiva.

Contratos eventuales

Otro modo de adentrarte en el mundo laboral, indistintamente de si tienes una formación o no, es a través de contratos puntuales para cubrir necesidades productivas. Hay muchos sectores, como logística, hostelería, comercio,…que suelen contratar personal por campaña. Son tareas sencillas, fácilmente realizables sin experiencia previa. Eso sí, suelen ser trabajos físicos en los que tendrás que esforzarte.

Puedes inscribirte en bolsas de empleo y en Empresas de Trabajo Temporal, como la nuestra, para encontrar ese primer empleo.

 

Pero como no podemos vivir del aire, ni ser eternos becarios, aquí os damos una serie de consejos para encontrar ese primer trabajo:

1️⃣ Comienza a pensar tu estrategia: ¿Qué quieres conseguir? ¿quieres un trabajo para ganar algo de dinero? ¿un trabajo a media jornada para seguir formándote? ¿un trabajo en tu sector? Es importante que sepas establecer una meta. No pasa nada si no la alcanzas, date un tiempo, siempre puedes replantear tus objetivos.

Te recomendamos que lo plasmes por escrito, que te hagas una agenda y que elabores un documento dónde te anotes todas tus candidaturas. En el TipVerker de abajo puedes ver cómo organizar tu plan de búsqueda de empleo.

 

Tipsverker Plan Búsqueda Empleo by Verker RRHH on Scribd

 

2️⃣ ¿Cómo elaboro un cv sin experiencia? Piensa bien todas aquellas vivencias que puedan resultar de interés. ¿Has hecho un curso de monitor de tiempo libre y has sido monitor en un campamento o en una campaña concreta? ¡Eso es experiencia! ¿Has colaborado con alguna entidad? Si has realizado voluntariado ¡también es experiencia! ¿Alguna de tus investigaciones ha sido publicada? ¿En qué te has especializado en tu formación?

Si nunca has hecho un CV en este vídeo puedes ver dónde encontrar plantillas gratuitas.

Además puedes incluir todas aquellas habilidades que posees; tanto blandas, explica cómo eres, como duras, qué herramientas sabes utilizar, nivel de idiomas.

Ejemplo de habilidades blandas:

  • Creatividad
  • Capacidad de análisis
  • Versatilidad
  • Comunicación
  • Trabajo en equipo

Ejemplo de habilidades duras:

  • Diseño gráfico (y diferentes programas que sabes usar)
  • Contabilidad
  • Programación web
  • Soldadura

Tampoco abuses poniendo cosas que pueden no ser de relevancia, como por ejemplo que tocas la guitarra. Por ello es importante la estrategia ¿tocar la guitarra puede servirte de algo para el puesto al que quieres aplicar? Si quieres dar formación de guitarra, sí, pero para trabajar en una cadena de producción ya os decimos que este hobby es irrelevante.

Recuerda también poner si has realizado algún proyecto personal, no importa si te has ganado la vida con él o no. O si has ganado algún premio en algún concurso que pueda estar relacionado con tu formación.

3️⃣ Investiga por qué vías puedes buscar empleo, empresas en las que estés interesado, novedades en la búsqueda laboral, palabras clave, formas originales para llamar la atención de las empresas. Sería muy interesante para ti que, dependiendo del sector al que te dediques, fomentes tu marca personal, mostrando cuáles son tus conocimientos, cómo estás actualizado sobre lo más novedoso del mismo, cómo te expresas y/o trabajas.

 

5 APPS para encontrar empleo by Verker RRHH on Scribd

En estos vídeo puedes encontrar consejos para mejorar tu perfil en Infojobs y Linkedin 

4️⃣ Muévete, no pares. No te desanimes a la mínima de cambio. Insistir es importante. Hay que asumir que te van a descartar, que no te van a contestar. Por eso hay que tratar de investigar, como decíamos en el punto anterior, lo máximo posible. Y, sobre todo, no quedarte quieto. Buscar trabajo es una gran tarea, y como todo, requiere tiempo y paciencia. Ve a charlas, jornadas y cursos presenciales, haz networking, entérate de todas aquellas actividades relacionadas con la búsqueda de empleo, como los foros de empleo. Ve a estos actos presenciales preparado, con tu cv y con una idea de lo que quieres decir, con quién quieres hablar.

Orientación laboral

Existen programas públicos y privados de orientación laboral que pueden ayudarte a encaminar tu búsqueda. En algunos está incluida una formación, en otros te orientan en la búsqueda, e incluso promocionan tu cv a través de sus propios canales.

A veces también existen programas de mentorizaje. En ellos un experto será tu guía y mentor.


Esperamos que encuentres tu meta y empieces a trabajar tu estrategia para empezar a trabajar ¡ya mismo!

 

 

 

 

 

Cómo pedir una carta de recomendación

Tener una carta de recomendación profesional puede ser una gran baza para marcar la diferencia frente a otros candidatos. Pero ¿sabes cómo pedir una?

Hacerse con buenas referencias es imprescindible para avanzar laboralmente. Conforme cambiamos de puesto o empresa, vamos creando un camino. En él nos topamos con otros profesionales, y estos puede ser nuestros aliados a la hora de acceder a un empleo.

A veces estas referencias o recomendaciones vienen de forma más directa, en otras ocasiones son los reclutadores quienes las buscan preguntando a responsables de la empresa en la que has trabajado. Pero para puestos con una mayor responsabilidad, aportar una carta de recomendación siempre da un valor añadido a tu candidatura.

¿A quién?

Es muy importante saber a quién debemos pedírsela. La persona que nos recomiende debe:

  • Tener un trato cercano contigo y conocer de primera mano tu trabajo.
  • Tener suficiente relevancia como para que su recomendación sea un buen aval, es decir un cargo superior al tuyo o un nombre importante en tu sector.
  • Debe conocerte bien para poder aportar una valoración personalizada.

Asegúrate de que la persona tiene una buena opinión sobre ti tu desempeño, ya que la carta debe ser sincera y objetiva. De lo contrario podemos poner en un compromiso a la otra persona. De ahí la importancia de dar el paso y solicitar una carta de recomendación. Debemos tener claro a quién, cómo y cuándo pedirla.

Recuerda: no se trata de coleccionar cartas, sino de tener una buena y consistente, y de asegurarnos de tener buenas referencias, sin necesidad de carta, cuando pregunten por nosotros en anteriores empleos. Esto sólo se consigue con trabajo y esfuerzo, no dando la brasa.

 

¿Cómo lo hago?

¿Hay algún modo concreto y correcto de realizarlo? Bueno, eso depende de cada caso particular. Antiguamente puede que hubiese un protocolo más extenso y tedioso, y, probablemente, en multinacionales siga siendo así. Pero, recuerda, la carta debe de estar redactada por un superior directo, es decir, con quien trabajas a diario, quién pueda valorar tu valía. No vayas a escribir al Director General.

Por suerte para nosotros la comunicación ha evolucionado tremendamente, y ahora nos es más fácil entrar en contacto con aquellas personas con las que trabajamos. Así que lo mejor es que adecúes el canal a la persona. Si crees que es mejor hablarle por Linkedin, adelante ¿un WhatsApp? ¿un email? ¿una llamada? Como tú prefieras y creas que es más factible recibir una respuesta.

Te recomendamos que envíes un email de solicitud ¿por qué? porque será más sencillo que, a través del mismo, puedas explicarte mucho más en detalle, incluso adjuntar un ejemplo redactado por ti de carta de recomendación, facilitando de este modo el trabajo a nuestro interlocutor, quien deberá simplemente rellenar algunos datos.

Recuerda: la persona no tiene porqué decir que sí, no te cabrees si no recibes la respuesta esperada. Conseguir una carta de recomendación no es tarea fácil. Si preguntas en persona, y nunca obtienes nada, tampoco te frustres. Lo ideal es hacer una declaración de intenciones en persona o por cualquier otra vía, pero pasar la solicitud por escrito.

Y  ¿Qué digo?

Es evidente que la mayor o menor cercanía va a determinar el tipo de comunicación que vamos a emplear. Pero, por lo general, utilizaremos un tono formal pero cercano, ya que no olvidemos que la persona debe ser de confianza.

Lo primero es presentarte, recordar quién eres, cuándo y dónde coincidisteis. Depende del tiempo que haya pasado, esto es importante. Si la relación es muy reciente, explica tu situación actual y porqué crees que es importante para ti su opinión al respecto.

Pregunta si sería posible recibir una recomendación laboral por su parte. Por qué motivo es, para qué puesto. Sé agradecido, el tiempo es oro. Aunque esa persona finalmente no vaya a darte una recomendación, agradécelo igual.

Puedes utilizar frases como: «Por tus conocimientos y experiencia, me gustaría tener una valoración por tu parte»  «En estos momentos estoy en búsqueda activa de empleo y podría ayudarme tu recomendación»

Ejemplo

Muy buenos días Juan, espero que todo vaya fenomenal.

Soy Ana García, no sé si me recuerdas. Fui la jefa de equipo de EmpresaChuli en tu delegación durante dos años. Desde hace seis meses me encuentro realizando un Máster en Cosaschulis para especializarme en el sector. Me preguntaba si sería posible contar con una carta de recomendación por tu parte para el acceso a unas prácticas en La EmpresaMuchoMásChuli.

Sería todo un honor para mí contar con tu respaldo y valoración. Sería genial que en ella destacases aquellas habilidades que crees destacan de mí a nivel profesional y para el puesto de Jefa Muy Chuli.

Sé que ahora estáis con mucha carga de trabajo, así que te agradezco de antemano que leas mi mensaje y puedas valorar tenerme presente para, en un huequito, poder redactar una carta de presentación. Si necesitas que te pase un boceto y lo cumplimentes, tan sólo házmelo saber.

Un saludo y que tengas un gran día.

 

Adelántate, ten preparado un boceto

No todo el mundo tendrá tiempo para redactarte una carta personalizada, o no sabrán por dónde empezar. Ayúdales con un breve texto en el que remarques aquello que quieras que se resalte de ti y de tu trabajo. Podrán usarlo, o no. Esto ya es algo más personal que depende de cada uno. Pero intenta destacar lo que querrías que apareciese.

Y recuerda, si no llega esa carta, no pasa nada. Escribe de nuevo para recordar tu solicitud, sino pídesela a otra persona de confianza. Si realmente la necesitas, no dudes en insistir, con educación eso sí.


¿Alguna vez has solicitado una carta de recomendación? ¿Cómo lo hiciste? ¿Te han pedido una alguna vez y no tenías?

Muy atentos porque muy pronto os contaremos cómo solicitar, sin parecer un loco, y conseguir una recomendación a través de Linkedin.