El origen de las ETT

origen ett

En España existen cientos de ETT, entre ellas Verker RRHH. Pero ¿sabes cuál es su origen? ¡Sigue leyendo!

 

Allá por 1933 la Organización Internacional del Trabajo aprobaba la normativa que regulaba legalmente las Empresas de Trabajo Temporal. Nacía así el germen de lo que serían las ETT. Si bien sus orígenes son un tanto confusos, ya que algunos investigadores apuntan a finales de los años 20 del siglo XX, y otros, incluso, antes de la I Guerra Mundial (1914-1918).

Lo único claro es que nacieron en Inglaterra, y que, tras la II Guerra Mundial (1939-1945) empezaron a coger fuerza debido a la necesidad de mano de obra para reconstruir el tejido empresarial.

Cada país fue modificando y adaptando esta norma. En un principio se las denominó como agencia retribuida de colocación, cuyo fin era servir de intermediario facilitando empleo a los trabajadores, o trabajadores a los empleadores. Así de sencillo, esto es, básicamente, lo que hace una ETT. Contrata trabajadores que cede a las empresas.

Las ETT en España

En España no aparecen hasta 1994, por lo que, en comparación con otros países europeos y EEUU, son relativamente jóvenes.

Ya en el Real Decreto-Ley 18/1993 del 3 de diciembre de Medidas Urgentes de Fomento de la Ocupación se decía que:

“La contratación de trabajadores para cederlos temporalmente a otra empresa sólo podrá efectuarse a través de empresas de trabajo temporal debidamente autorizadas en los términos que legalmente se establezcan.”

De este modo se trataba de regular la cesión de trabajadores entre empresas en algunos sectores, y se fomentaba la creación de un nuevo modelo empresarial que se ocuparía del trabajo esporádico y necesario, tanto para muchos trabajadores como para las empresas en campañas o momentos puntuales por producción o servicio.

A lo largo de los años se han ido estableciendo medidas con objeto de mejorar las condiciones de las ETT y sus trabajadores, sobre todo en materia de igualdad salarial y seguridad laboral.

El sector del trabajo temporal

Con el paso del tiempo las Empresas de Trabajo Temporal han evolucionado, ofreciendo otros servicios complementarios, como consultoría en procesos de selección, asesorías personalizadas, formación, creando fundaciones, etc.

En los primeros años en España se crearon más de 400 empresas de trabajo temporal, gestionando millones de contratos. En los últimos años se ha estabilizado su situación, ya no existen tantas, pero las que hay están más especializadas. En países como Alemania la cifra llega a 4500. Pero, ojo, que en Japón existen unas ¡17.500!.

Hay seis grandes ETT que monopolizan el 50% de los contratos y el 60% de la facturación. En cambio, en estos otros países dónde existen un mayor número, son ETT de menor tamaño, sin tanto peso en la vida económica del país.

Así que, la existencia de una ETT como Verker RRHH, pequeña, local y cercana, debe ser cuidado con mucho mimo. Tenemos una fuerte competencia, pero no pueden superar nuestra pasión y compromiso.

Ventajas de trabajar con ETT

Trabajadores

  • Acceso al mercado laboral
  • Adquirir experiencia
  • Flexibilidad laboral si se desea un trabajo temporal

Empresas

  • Ahorro de tiempo en realización de búsqueda de trabajadores y entrevistas
  • Evita tener que realizar trámites administrativos
  • Agilidad a la hora de incorporar personal

¿Sigues teniendo alguna duda sobre las Empresas de Trabajo Temporal? ¡Pregúntanos!

El trabajo de una ETT y Consultoría

ett aragón

Lo sabes tú, lo sabemos nosotros. Encontrar trabajo, encontrar empresas que nos confíen sus procesos, no es tarea sencilla. Las ofertas que ves en las ETT son fruto de mucho trabajo ¿quieres descubrirlo?

 

No, las ofertas que ves publicadas a diario en nuestra web, en nuestras RRSS, no caen del cielo. Mucho antes de que una oferta llegue a ser publicada, se realice el proceso de selección de candidatos, cribado, entrevistas, hasta que, finalmente, se contrata, hay una gran cantidad de trabajo, que no siempre valoramos.

Muchos piensan que nosotros tenemos ofertas y que encontramos trabajo a las personas por arte de magia. Si a veces parece así de sencillo, es porque estamos realizando un gran trabajo. Nuestra máxima es conectar empresas clientes con trabajadores. Buscar y encajar las piezas que se necesitan mutuamente.

Pero antes hay que realizar una gran labor comercial, que finalmente acabará en una tarea de captación y retención mediante el saber hacer. En nuestro caso, somos una ETT pequeña, con pocos recursos. Pero con una gran diferenciación; somos pasionales, cercanas, adaptativas, familiares. Apostamos por el crecimiento de nuestra tierra, Aragón.

Conseguir empresas que decidan contratar los servicios de Verker RRHH es tarea de Adela, la encargada del bienestar de nuestros clientes. Es quien realiza la primera toma de contacto, se interesa por conocer en profundidad la empresa, sus necesidades y ver cómo podemos ayudar y colaborar de forma conjunta. Dar el paso cuesta, pero la mayoría de nuestros clientes actuales son fieles, nos recomiendan y están contentos con el trabajo realizado.

Aunque nuestra trayectoria no es muy extensa, hemos captado la atención de cientos de empresas en Aragón y fuera de nuestra comunidad. Pero para llegar al éxito, debemos currárnoslo. Cuando una empresa nos solicita personal vemos todas las opciones posibles y acordamos cómo realizar el proceso. Comienza entonces la fase de búsqueda. Hay que dar con el trabajador ideal para dicha empresa. Para ello tenemos a Marta y Eli, las técnicos de selección. Quienes publican ofertas, hacen rastreos y cribas curriculares, entrevistan, hablan con candidatos y con empresas, hasta dar con la pieza que necesitan.

Marta y Eli

A veces pueden ser procesos de selección largos, que duran meses, otras veces nos solicitan personal por ETT para comenzar de forma inmediata. Las necesidades de cada empresa varían, y nos debemos adaptar. Somos muy flexibles, y rápidas.

En ocasiones los procesos se detienen, o se anulan. Y es que nuestros clientes pueden contar con varios canales para la búsqueda de trabajadores.

Así que os podéis imaginar la alegría que nos llena cada vez que uno de nuestros trabajadores es contratado, y mucho más cuando logra un hueco en esa empresa de forma indefinida. Esa es la mayor de las recompensas, ver materializado todo eso por lo que luchamos y trabajamos a diario, que las empresas y trabajadores se encuentren, se enamoren y alcancen el éxito juntos. Somos, algo así, como unos cupidos laborales, concertamos una cita a ciegas con vuestro futuro.

Pero ¿Y ya está?

Pues no, no todo es selección o llamar a candidatos. Nuestras compis también tienen que realizar un montón de tareas más; elaboración de presupuestos y ofertas por categorías profesionales, actualización de convenios, nóminas, cotizaciones a seguridad social, contabilidad,…uf, os aburriríamos contando la cantidad de tareas administrativas que realizan. Y todo sin perder la sonrisa, la paciencia, y trabajando para dar el mejor servicio posible. Atendiendo a diario a trabajadores y clientes.

Tras todo ello está Rita, nuestra CEO, que hace todo eso y mucho más. Lleva las riendas de Verker RRHH, y con su ejemplo ha logrado que esta ETT se encuentre bien posicionada, pese a su juventud (la Verker y la de Rita). Es la primera ETT de Aragón en venta. Los clientes confían en Rita y en Verker. Pero, como bien decimos, es el trabajo el que ha logrado los frutos de hoy día.

Rita, CEO de Verker RRHH

 

Y, por supuesto, nuestra imagen corporativa, mantener actualizadas las RRSS, realizar la difusión de nuestras ofertas y explicaros estas y otras muchas cosas, es responsabilidad de quien os escribe, Miriam.

Así que, la próxima vez que veas una oferta, no pienses «otra más«. Tener muchas ofertas significa que lo estamos haciendo bien. Sudamos cada propuesta, cada oferta que ves. Muchas horas que, en el mejor de los casos, acabará con una contratación.


¿Quieres descubrir por ti mismo cómo trabajamos? Escríbenos y hablamos info@verker.es

 

 

Fin de contrato ¿qué tipos existen?

fin de contrato laboral

La relación laboral entre empresa y trabajador puede finalizar de diferentes modos. Muchos confunden fin de contrato con despido. Por ello vamos a desglosar los tipos de finalizaciones de contrato existentes.

Hay muchos modos de que de finalice un contrato laboral: porque es por un período de tiempo determinado, por parte del trabajador, por parte de la empresa ¡o porque te jubiles!

Finalización de contrato temporal: es uno de los casos más comunes. Cuando el trabajo es temporal , es decir se realiza un contrato temporal por un tiempo determinado o para la realización de una obra o servicio.

Tenemos dos tipos de contratos temporales

  1. Contratos de duración determinada; contratos de obra y servicio determinado, contrato eventual por circunstancias de la producción y contrato de interinidad.
  2. Contratos formativos; contratos para la formación y el aprendizaje y contrato en prácticas.

Este contrato podrá ser renovado si ambas partes así lo acuerdan, hasta un máximo legal. Al término de esta fecha la relación laboral finalizará. No es un despido. El trabajador ya sabe cuándo acaba el contrato. Si la empresa desea continuar la relación laboral podrá ampliar la fecha de dicho contrato, y cuando supere el máximo legal cambiar de contrato temporal a fijo al trabajador. Si el trabajador no desea proseguir a la finalización del mismo, siempre que avise a la empresa de su intención, no se tendrá en cuenta como una baja voluntaria. Repetimos, es un fin de contrato. De igual modo, si el trabajador desea rescindir el contrato no tendrá obligación de preavisar con un mínimo de 15 días, a no ser que la relación laboral dure más de un año. La comunicación de la extinción de contrato podrá ser informal.

¿Se cobra finiquito? Si, el trabajador tendrá derecho a recibir una indemnización de doce días de salario por cada año de servicio. No, en los contratos de interinidad o de formación. 

¿Tienes derecho a paro? Si, siempre y cuando hayas generado el suficiente como para solicitarlo. A fin de contrato puedes solicitar prestación por desempleo.

Baja voluntaria: cualquier trabajador tiene el derecho de poner fin a la relación laboral sin necesidad de justificación, sea cual sea tu tipo de contrato.

Por lo general, la baja debe ser comunicada a la empresa con un período de 15 días de antelación (con algunas excepciones como hemos visto en el punto anterior, o según convenio). Lo aconsejable es realizar una carta de preaviso que deje constancia de forma oficial de la intención de causar baja. Si no se cumpliese con este mínimo de días de preaviso, se descontarán del finiquito a pagar. Durante este período de preaviso el trabajador tiene derecho a retractarse.

¿Se cobra finiquito? Si, pero el trabajador no tiene derecho a indemnización, por lo que tiene que estar muy seguro de su decisión, sobre todo cuando se trata de un contrato indefinido.

¿Tienes derecho a paro? No, al ser el trabajador el que se va de forma voluntaria no se tiene derecho a prestación por desempleo.

 

 Despido: cuando la empresa decide rescindir el contrato con el trabajador hablamos de despido.

Tenemos varios tipos:

  1. Despido improcedente: hoy en día la calificación de improcedencia de un despido le corresponde únicamente al juez competente. Si la relación laboral es posterior al 12 de febrero de 2012, la indemnización será de 33 días por año con un máximo de 24 mensualidades. Si es anterior a esa fecha, 45 días por año trabajado con un máximo de 42 mensualidades. No es necesaria carta de preaviso. El trabajador tiene derecho a solicitar la prestación por desempleo, en el caso de que le corresponda.
  2. Despido por causas objetivas: aquel que se produce debido a causas objetivas y justificadas, bien sea por mala situación económica de la empresa, por no cumplir los requerimientos mínimos para el puesto (ineptitud del trabajador), causas técnicas, organizativas o de producción de la empresa, así como por unas cuotas determinadas de absentismo. Es obligatoria una carta de preaviso con un mínimo de 15 días de antelación. La indemnización es de 20 días de salario por año trabajado y genera derecho a cobrar el paro.
  3. Despido disciplinario: cuando el empresario despide al trabajador por falta grave. Es necesaria una carta de despido dónde consten las causas del mismo. El trabajador no percibirá ninguna indemnización pero sí podrá cobrar el finiquito y el paro.
  4. Despido colectivo o por fuerza mayor (ejemplo ERE): este tipo de despido se produce ante la imposibilidad de llevar a cabo la prestación del servicio debido a la concurrencia de fuerza mayor que imposibilite definitivamente la prestación de trabajo, previa constatación de su existencia por la autoridad laboral competente. Para que se afirme la existencia de fuerza mayor ha de darse la concurrencia de un hecho imprevisible o inevitable que imposibilita la prestación laboral, como sucede con la situación actual por pandemia que ha derivado en una crisis a nivel económico y laboral. Ese tipo de expedientes ya no pertenecen a una relación empresarial individualizada entre trabajador y empresa.

¿Necesitas que te ayudemos con esas nuevas contrataciones en tu empresa? Ya sean contratos indefinidos como temporales, cuenta siempre con asesoramiento profesional de RRHH. ¡Podemos ayudarte a encontrar esa pieza que necesitas!